Liderazgo en la Biblia.

Nota del editor: En vista de la actual crisis de liderazgo en todos los niveles, tanto nacional como internacional, se está realizando en ASCARDIO un programa sobre promoción de liderazgo, en el cual se analizan casos de líderes en diferentes áreas, destacando fundamentalmente sus características, para que en forma crítica, pueda servir de insumo para el crecimiento personal de los participantes.

Tomando en cuenta que la Biblia fue el primer libro que se imprimió en la imprenta de Gutemberg  en 1455, que es el libro que ha sido traducido a más idiomas,  que tiene más impresiones en el mundo y que su legado  no tiene discusión, independientemente de cualquier consideración, le solicitamos al Reverendo Billy Quintanilla, quien es miembro del equipo de John Maxwell,   experto en este tema, para que dictara  una conferencia, cuyo contenido es motivo de este artículo,  sobre el liderazgo en la Biblia, en el cual se destacan las características de algunos líderes de relevancia como Abraham, Esaú, José, Moisés, David, Salomón,  Jesús y Pablo.

 

Contenido de la conferencia del Pastor Billy Quintanilla dictada en el Curso de Liderazgo de ASCARDIO 2020.     


Dios creó al hombre con la capacidad de influenciar la vida de otras personas a través del liderazgo y es visto como una gran necesidad en nuestra sociedad mover a las personas  hacia los principios divinos que representan el Fundamento de una vida humana Sana y equilibrada según el plan de Dios, que consiste en llevar a las personas hacia una moral sólida y consistente que conlleva a una vida plena de satisfacción.

Muchas veces el liderazgo es visto desde una perspectiva equivocada, para utilizar o manipular a las personas  con la finalidad de alcanzar los intereses personales del líder. Por el contrario, el liderazgo permite influenciar de una forma positiva para desarrollar la vida de los demás y ayudarles en el crecimiento de su potencial y así  alcanzar el éxito.

Dios es el líder de líderes y Él llama a los creyentes para que sean líderes de otros. Decidió crear seres humanos que tuvieran la capacidad de relacionarse con Él y seguirle, pero sin que estuvieran forzados a hacerlo, es decir,  nos dio voluntad para decidir y recibir su influencia.

Un hombre piadoso tiene que ejercer Influencia en sus semejantes

Dios nos ha llamado a  dirigir a otros mientras le seguimos. Cuando creó al hombre dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza y que tenga dominio sobre lo creado..." Génesis 1:26. Yo creo de todo corazón que todo se sostiene o cae por causa del Liderazgo, es, decir más que cualquier otro factor, el liderazgo de cualquier grupo u organización determinará su éxito o su fracaso.

Se  puede  ver frecuentemente el impacto del liderazgo en la Biblia y  es lo que vamos a ver en el antiguo Israel. Cuando el pueblo de Dios (Israel) tenía un buen Rey les iba muy bien a la nación, pero cuando tenía un mal Rey las cosas iban de mal en peor para todos, por esta razón la Biblia enseña que "sin visión la gente perece...”  Proverbios 29:18.

El llamado al liderazgo es un patrón consistente que vemos en la Biblia, cuando Dios decidió escoger una nación para sí, Él no llamó a las masas, Él llamó a un líder llamado Abraham; cuando Él quiso liberar a su pueblo de Egipto, Él no los guio colectivamente, Él levantó a un líder para que lo hiciera, su nombre es Moisés; y cuando el pueblo de Israel iba a entrar en la tierra prometida ellos siguieron a un hombre llamado Josué.

Cada vez que Dios desea hacer algo grandioso Él llama a un líder, y en la actualidad Dios sigue llamando líderes para que hagan trabajos grandiosos. Dios espera que tú puedas estar dispuesto a responder a este llamado.

Mucha gente con frecuencia no entiende la verdadera naturaleza del liderazgo cristiano, han pensado que ser cristianos es ser reservados, tímidos y hasta cierto punto manipulado; el problema es que han confundido la palabra mansedumbre con debilidad, pero como cristianos cuando reconocemos nuestra debilidad, allí es donde la fortaleza de Dios nos perfecciona.

Lo que Dios desea es que mostremos una gran determinación y aplomo en nuestro Liderazgo, es decir, un seguidor de Dios debe ser un líder de influencia para la gente. Esto significa ser más que un jefe en posición de autoridad y obligando a los demás a estar bajo control; ser Líder significa servir a otros.  El liderazgo es influencia, ni más ni menos, si has entendido el llamado a ser la sal de la Tierra y la luz del mundo como Jesús nos mandó, entonces has comprendido el llamado de Dios para el liderazgo.

Te invito a tener una relación personal con Jesucristo, para que seas como Él.  Jesús dijo: "Yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré en él, y cenaré con él y él conmigo" Apocalipsis 3:20.

Necesitamos pensar y actuar más como Él, ser un líder y convertirte en una persona de influencia. En la actualidad cuando hablamos de Liderazgo pensamos en muchas fuentes, algunos examinan el mundo de la política como una fuente de Liderazgo, otros buscan modelos en la industria del entretenimiento, mientras que algunos buscan en el mundo de los negocios y una gran mayoría también parece aprender de los ejecutivos exitosos; pero la verdad es que actualmente la mejor fuente de enseñanza sobre el liderazgo, es la Biblia. Es el libro más ilustre que ha sido escrito sobre el tema y tiene el potencial de cambiar tu vida y el curso de tu desarrollo como líder.

En la Biblia encontraremos principios relacionados con el liderazgo y veremos a grandes hombres y mujeres que han sido transformados por Dios y han sido usados como líderes para cambiar el mundo.

Liderazgo de Abraham con una Visión dada por Dios

Al observar la vida de Abraham en el libro de Génesis desde el capítulo 12 hasta el capítulo 22 podemos aprender el criterio de una visión dada por Dios, mientras que los seguidores pueden obsesionarse con los desafíos que ven frente a ellos, los líderes ven el futuro a la distancia, ellos no sólo sueñan con lo que puede pasar ahora, sino también con lo que puede pasar el próximo año, la próxima década y hasta la próxima generación.

06 FIGURA 1 QUINTANILLA B

Cuando Dios le dijo Abraham que dejara la comodidad de su hogar en Harán con el propósito de empezar de nuevo sin ataduras en otra tierra, él abrazó la visión que Dios le dio basada en la esperanza de convertirse en el padre de una gran nación, de hecho Dios le dijo que se convertiría en el padre de muchas naciones. Abraham sintió la necesidad de seguir esta gran visión aun cuando no tenían nada más en que confiar.

A través de la vida de Abraham veremos que una visión debe empezar con las prioridades de Dios, es decir quien inició la visión fue Dios, no Abraham. Cuando los líderes empiezan con la visión de Dios ellos pueden mantenerse en el curso de su liderazgo y seguir con motivos puros. La visión que Abraham recibió era exacta para él y para Sara, Concordaba con sus necesidades y los deseos de esta pareja estéril. Una visión de Dios siempre involucra y bendice a otros, el Señor le dijo a Abraham que él sería bendecido para que así él pudiera bendecir a muchas naciones y precisamente es lo que sucedió a través del nacimiento de Cristo muchas generaciones después. La visión debe ser más grande que el líder, Abraham quería ser el padre de un hijo mientras que Dios quería que él fuera el padre de muchas naciones. La esperanza fue más allá de lo que Abraham alguna vez pudo haberse imaginado, tal visión iba a necesitar más de toda una vida para que se cumpliera. La visión debe conectarse con las convicciones más profundas del líder, la visión que llenaba el corazón de Abraham reflejaba sus valores más sólidos incluyendo el deseo por una familia y por un territorio.

Dios le dio a Abraham una imagen tangible de la visión, le dijo: “Mira la arena del mar y las estrellas de los cielos”, estas figuras le sirvieron como ayuda visual que permitiría que Abraham adoptara y cumpliera la visión.  Finalmente veremos que la visión tiene un valor eterno. La visión de Abraham fue más allá de su vida en la tierra e incluyó mucho más que riqueza o fama. Su visión afectaría el destino eterno de millones de personas, así que Abraham se aprovecha de lo que ve y viene a ser el padre de una gran nación. ¿Cuál es la visión que tú tienes?

Liderazgo de Esaú, Falta de Visión.

Un personaje que no llegó a ver el cuadro completo de su visión, nos puede enseñar a estar alerta porque podemos perder la visión de nuestra vida. Es el caso de Esaú, quien nos pinta una imagen muy clara de un líder sin Visión, aunque en muchos casos hay personas que su vista es mayor que su estómago, no fue el caso de Esaú. Fue el primogénito de Isaac y Rebeca llamado, amante de la naturaleza desde que era un niño y se convirtió en un cazador muy hábil haciéndose fuerte, rudo y muy astuto. Sin embargo, él vivía únicamente para el presente dependiendo solamente de su propia fuerza y de sus recursos, lo cual le impidió en muchas oportunidades ver el futuro claramente. Esaú sucumbió al tipo de tentaciones que todavía atraen a los líderes de hoy.

06 FIGURA 2 QUINTANILLA B

Observa seis características de la poca visión de Esaú y analiza si alguna de ellas te afecta:

  1. Esaú se enfocó solamente en el aquí y en el ahora convencido de que el mañana aún no llega.
  1. Él se apoyaba en su propia fuerza y en su primogenitura más que en el plan de Dios para su vida.
  1. La escala de la visión de Esaú lo llevó a ceder en lo más importante de su vida por lo más inmediato, por un plato de comida, un plato de lentejas.
  1. Aun siendo el favorito de su padre, pensó que el amor de Isaac lo salvaría de cualquier mala decisión que el tomara.
  1. La visión limitada de Esaú lo hizo casarse con una hitita, una decisión que entristeció a sus padres.
  1. Era una visión borrosa la de Esaú que lo cegó a tal grado que no pudo ver el engaño de su hermano Jacob.

Como un legado simbólico de su vida, los descendientes de Esaú, se convirtieron en enemigos de Israel. Cuando veas la palabra Edom en las Sagradas Escrituras sobre las luchas de Israel con los edomitas piensa en eso, se puede ver hasta en los Salmos: “Jehová recuerda contra los hijos de Edom, el día de Jerusalén cuando decían: “arrasadla hasta los cimientos” Salmos 137:7.

Hoy recordamos a Esaú como un hombre egocéntrico con una visión errónea.    Sería interesante imaginar qué hubiese podido suceder si Esaú hubiese desarrollado esa visión antes y cómo se puede convertir en una enseñanza para nosotros de no perder la visión de nuestra vida teniendo presente el cuadro completo de lo que Dios espera de nosotros.


Liderazgo de José (Hijo de Jacob)

Veremos otro personaje bíblico que nos ayudará a entender que el liderazgo se desarrolla diariamente y no en un solo día, llamamos a esto la Ley del Proceso. Convertirnos en un líder no es como invertir en la bolsa de valores, si tú esperas hacer una fortuna en un solo día, tu futuro será el fracaso. Es lo que haces día a día a largo plazo lo que más importa. Si continuamente desarrollas tu liderazgo y permites que tu activo más valioso gane intereses, la consecuencia inevitable será tu crecimiento.

06 FIGURA 3 QUINTANILLA B

Aunque algunos individuos tienen más talentos naturales que otros, casi todas las habilidades de liderazgo pueden ser aprendidas, desarrolladas y mejoradas. Sin embargo, ese proceso no sucede de la noche a la mañana.

El liderazgo tiene muchas facetas: respeto, experiencia, fuerza emocional, habilidades con las personas, disciplina y tiempo oportuno, entre otras habilidades. Es por eso, que los líderes requieren mucha madurez para ser efectivos.  La buena noticia es que tú puedes crecer en tu capacidad para dirigir, no importa dónde hayas empezado, siempre puedes mejorar,  si estás dispuesto a seguir el proceso.

José era un joven engreído, demasiado arrogante, era el favorito de su padre, el chico que siempre recibió un trato especial, el hijo que tuvo Jacobo ya entrando en su vejez.  José andaba constantemente recordando a todos lo especial que era. Cuando Dios le enseñó a José en sueños que el dirigiría a su familia algún día, no solamente a sus once hermanos, sino también a sus padres, no lo pensó mucho para decírselo a todo el mundo, es más lo hizo dos veces. Por esto su padre lo reprendió, sus hermanos quisieron vengarse y lo lograron.

Desde muy joven, José no sabía cómo trabajar bien con otros. Le faltaba tanta experiencia cómo sabiduría y humildad, tres cualidades que obtuvo con el paso del tiempo. La vida de José ilustra la Ley del Proceso y nos enseña cómo el tiempo y la experiencia contribuyeron al desarrollo de sus habilidades de liderazgo:

 

Fase 1.  Yo no sé, lo que no sé

Todos empezamos en un estado de ignorancia, así fue cómo comenzó José. No comprendía la dinámica de su familia,  no pudo imaginar cómo iban a reaccionar sus hermanos cuando les describió su sueño o simplemente no le importó.  Las Escrituras dicen que sus hermanos ya lo odiaban, pero cuando él les contó su sueño, lo odiaron aún más. José hizo y dijo cosas sin comprender los asuntos interpersonales, sin pensar lo que podían causar y su ignorancia le costó más de dos décadas de separación de su familia. 

 

Fase 2: Yo sé lo que no sé

Tuvo que sucederle un incidente decisivo para que José decidiera prestar atención a sus acciones y colocarse en el camino del cambio. Estando como esclavo en Egipto, empezó a aprender lo que no sabía, él llegó a entender que el liderazgo es difícil y trae consigo un gran peso de responsabilidad. Al pasar los años, José fue traicionado y aprendió lecciones duras sobre la naturaleza humana, sobre las relaciones y el liderazgo. El proceso moldeó su carácter concediéndole paciencia y humildad, eventualmente él reconoció que Dios era su fuente de poder y bendición.


Fase 3. Ahora sé, estoy creciendo y se empieza a notar.

A los líderes que demuestran gran talento les llegan las oportunidades y brillan por una sola razón: ellos pagaron el precio de la preparación. Cuando el Faraón finalmente llamo a José, el joven se desempeñó con excelencia y gran sabiduría. Él no tuvo éxito porque de pronto le salió lo bueno a los 30 años, sino porque pagó el precio durante 13 años. La sabiduría y el discernimiento ganados a duras penas por José lo llevaron a ser el segundo al mando de lo que en ese entonces era la nación más poderosa del mundo.

Fase 4. Ahora sigo adelante debido a lo que ya sé.

Durante siete años de plenitud, José ejecutó su plan de liderazgo con gran habilidad, llenó las ciudades de Egipto con grano y preparó el país para cuando viniera la hambruna, cualquiera puede ver cómo había crecido su liderazgo con sólo observar lo que hizo durante los años siguientes de las vacas flacas.

 

Mientras él se enfocaba en alimentar al pueblo de Egipto, la fuerza de su liderazgo le permitió alimentar a la gente de otras naciones también. En el proceso trajo a su amo dinero, ganado, tierras, cumpliendo así la profecía que vio en sus años adolescentes.

Todo líder efectivo necesita tiempo para desarrollarse, pero el tiempo por sí solo no puede hacer que un líder sea efectivo. Algunos individuos nunca descubren la Ley del Proceso, nunca trabajan para lograr el crecimiento y por ende, se quedan en la fase uno por el resto de sus vidas. 

Afortunadamente para los hijos de Israel, José no se quedó en esa primera etapa, creció en su jornada desde un calabozo hasta un palacio. Sin embargo, pasaron 23 años antes de que él se reuniera con sus hermanos y viera su propia Visión cumplirse. Al final José se dio cuenta de que Dios había dirigido el proceso de su desarrollo como líder y que Dios lo había preparado para un propósito mayor, que él ni siquiera imaginó cuando era un adolescente presumido.

Cuando su padre murió, José ya había aprendido a ver las cosas desde la perspectiva de Dios, cuando sus hermanos tuvieron miedo de morir José los tranquilizó diciendo no temáis, acaso yo estoy en lugar de Dios, lo que vosotros pensasteis mal contra mí, pero Dios lo encaminó a bien para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Génesis 50:19-20.

Finalmente José pudo darse cuenta de que la mano de Dios estuvo sobre su vida durante todos estos años y comprendió el plan que Dios a largo plazo tenía para su pueblo, un plan que José ayudó a cumplir al crecer como el líder que Dios quería que él llegara a ser.

     

Estamos hablando del liderazgo en la Biblia y cada personaje bíblico destaca una característica.

El Liderazgo de Moisés

El personaje  de Moisés nos revela un Liderazgo de Sacrificio que desarrolló a lo largo de su vida. Muchos líderes quieren subir en la escalera corporativa del liderazgo, esperando encontrar libertad y poder en la cima, ellos no se dan cuenta de que en realidad el Liderazgo requiere de sacrificio. Los líderes que quieren llegar a la cima deben estar dispuestos a ceder sus derechos.

06 FIGURA 4 QUINTANILLA B

Este es el axioma verdadero en todo líder sin importar su profesión. Observa a un buen líder y te darás cuenta de que éste se ha sacrificado varias veces. Mientras más arriba haya escalado, mayores son los sacrificios que ha hecho.

Los líderes efectivos sacrifican muchas cosas buenas para dedicarse a las que son mejores. El liderazgo demanda sacrificio constante, es todo un proceso no es sólo un paso, las circunstancias pueden cambiar de persona a persona, pero la norma no cambia, el liderazgo significa sacrificio. ¿Estás dispuesto a pagar el precio para convertirse en un líder más eficiente?.

Muchos líderes se mantienen tan ocupados persiguiendo su visión y reuniendo a su gente que pasan muy poco tiempo pensando en cómo ser Eficientes; el liderazgo siempre requiere sacrificio, nadie tiene éxito sin ello. Vemos a Moisés como logro sacrificarse tanto sin volverse un amargado o resentido, estuvo tan dispuesto a regresar a Egipto como un siervo de Dios después de haber estado disfrutando de lo mejor que ese país le podría ofrecer?  Un vistazo breve a la vida de Moisés nos muestra como Dios lo moldeo para que fuera un líder efectivo.

1° Moisés estaba a solas con Dios.

Sí Moisés se hubiera quedado en Egipto hubiera oído la voz de Dios?  Podemos ver que el exilio de Moisés en Madian le dio 40 años de tiempo para reflexionar. Cuando Dios finalmente se le aparece en La Zarza ardiente, Moisés se había vuelto lo suficientemente callado y tranquilo como para oír la voz de   Dios. Los líderes en la actualidad dedican muy poco tiempo a estar a solas con Dios. La mayoría siempre anda de prisa y raramente buscan tiempo para la tranquilidad. Si está descripción congenia contigo cambia tus hábitos y saca tiempo para estar a solas con Dios, no sea que él tenga que enviarte al Desierto para obtener tu atención.

2° Moisés era honesto con Dios.

Cuando Moisés tuvo su encuentro con Dios en La Zarza ya no le quedaba ningún trazo de presunción, lo cual era característico de su vida en Egipto, ya que él conocía su debilidad. Cuando Dios le dijo a Moisés que él sacaría su pueblo de Egipto habiendo sido ya disciplinado por Dios, replicó: ¿quién soy yo para que pueda ir a faraón y saque de Egipto a los hijos de Israel?  (Éxodo 3:11). Moisés sólo pudo ser usado por Dios hasta que se convirtió en un hombre mayor y humilde ante Dios.  El Señor puede usarte a ti también si te examinas a ti mismo, admite tus habilidades y te humillas ante Dios.

3° Moisés estaba hambriento de Dios.

Qué es lo que hace que alguien realmente tenga hambre de Dios? La respuesta es algo diferente para cada uno de nosotros. Algunos desean conocer a Dios desde que son niños, pero a otros una tragedia personal puede ser la forma de aliviar las prioridades, en el caso de Moisés, él necesitó cuatro décadas en el desierto. ¿Pudo Moisés haber perdido la esperanza de hacer algo valioso con su vida antes de que Dios le hablara?  Probablemente una persona no puede estar firmemente confiada en sí misma y al mismo tiempo hambrienta de Dios.

4° Moisés fue quebrantado por Dios.

Dios no forzó a Moisés ni le impuso su voluntad, Dios espero que Moisés llegara a él. "cuando el señor vio que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la Zarza: “Moisés, Moisés” (Éxodo 3:4). Una vez que Moisés se había vuelto a Dios, él pudo ser quebrantado. El quebrantamiento implica dos cosas: “deshacerse del orgullo inapropiado y la auto confianza, y edificar una buena relación de confianza en Dios” el Señor doblegó la autoconfianza y orgullo de Moisés en el desierto, para generar confianza en Él.

Dios tenía que romper primero los temores de Moisés, él tuvo que enfrentarse a  diferentes clases de temores en su encuentro con Dios, porque Moisés dudaba de su valor como persona, también tenía miedo de cómo podría ser Dios, él quería conocer su nombre y su carácter. El se preocupaba pensando cómo iba a responder al pueblo de Dios, porque ya le habían rechazado antes, Dios le respondió mostrándole su poder y compromiso. Cuando dudaba de sí mismo, de su capacidad de hablar bien y de su habilidad para manejar la presión,  Dios le respondió proveyéndole a su hermano Aarón como su asistente, sus temores se fueron y su propósito quedó reafirmando y así  Moisés se puso en las manos de Dios.

La vida está llena de intercambio pero solo puedes intercambiar si tienes algo que sacrificar. Moisés tuvo que sacrificar su estatus y sus posiciones materiales para prepararse a cumplir su propósito en la vida y luego para hacerlo tuvo que volver a sacrificarse de nuevo la segunda vez el renunció a la seguridad y se fue a la oscuridad del desierto. Si deseas dirigir, si esperas encontrarte contigo y cumplir el propósito para el cual Dios te creo, entonces debes tener algo que dar, sigue creciendo y edificándote y no te agarres fuertemente de las cosas materiales puede que sea necesario que las sacrifiques en cualquier momento para responder al llamado de Dios de cumplir con el propósito de tu vida.

El Liderazgo de David y la habilidad de escuchar.

Cuando los líderes escuchan demuestran su amor, compasión y comprensión por quienes les rodean, por lo tanto se ganan el derecho de poder hablar con relevancia en la vida de su gente. David dirigió bien su liderazgo porque supo escuchar, en 1Samuel capítulo 26, se describe como David tuvo la oportunidad por segunda vez de quitarle la vida a Saúl, cuando entró sigilosamente hasta dónde estaba el Rey Saúl mientras dormía, pero en lugar de matarlo David se llevó la lanza y la vasija de agua del Rey, confrontándolo luego desde la distancia con preguntas.

06 FIGURA 5 QUINTANILLA B

David muestra que un líder que Escucha posee un amor Genuino:

 

  1. El amor Genuino: No es siempre popular, es diferente ¿recuerdas a los hombres de David descontentos y malhumorados? Más de una vez lo instigaron para que viera por sí mismo y para que matara a Saúl, pero David siempre rechazó esos consejos. Debemos ser cuidadosos acerca de cómo interpretamos las circunstancias y de quién aceptamos consejos.
  1. Un amor Genuino necesita una perspectiva clara: Después de que David llevó la espada y la vasija de Saúl, lo llamo desde la distancia. Pudo ser prepotente pero pregunto con humildad a Saúl: ¿Qué he hecho? Porque me persigues e intentas matarme? David considero y considero al Rey Saúl y lo respeto a pesar de que estaba contra él. Nosotros no podemos amar a las personas que se nos oponen hasta que veamos claramente a través de los ojos de Dios.
  1. El amor Genuino no está a la defensiva, es paciente: David sabía que Dios tenía un propósito al permitirle vivir esa situación y confió que lo liberaría. David espero escuchar el razonamiento de Saúl, él era paciente. La impaciencia refleja que no tenemos confianza y pelearemos por nuestros derechos.
  1. El amor Genuino es poderoso, es perdonador: Saúl ofrece posteriormente sus disculpas a David, admite su error y promete regresarse al palacio en ese momento. Mientras que David, quien tiene control de la situación, aún mantiene la lanza y la vasija de Saúl, decide devolvérselas y perdonar a Saúl por todo. Al igual que David nosotros debemos confiar que Dios va hacer que las cosas salgan bien.

 

¿Cuáles son los pasos qué David siguió?

  1. David inició el contacto con Saúl y así logró una oportunidad para la comunicación
  2. Él apeló al sentido del bien y del mal de Saúl.
  3. Él usó preguntas y escuchó la respuesta del corazón del Rey.
  4. Él pidió que lo escucharán para así compartir su perspectiva.
  5. El determinó que sería responsable de lo que hubiera hecho mal.
  6. Él también se sometió a Saúl porque era el Rey.
  7. El ofreció perdón y reconciliación como un acto de confianza en Dios. Cómo líderes debemos saber escuchar.

David tuvo muchos obstáculos en su vida, pero nunca fueron motivo para detenerlo. Las limitaciones de David comenzaron desde su propio hogar y sus hermanos no le tenían gran estima. Cuando David visitó a sus hermanos al frente de la batalla estos lo ridiculizaron. Cuando David  habló en contra de las ofensas de Goliat, sus hermanos lo insultaron y hasta le dijeron que se fuera a casa. Sin embargo, David insistió, y se levantó para luchar contra Goliat. Al final David se convirtió en un gran líder, a pesar que muchos lo consideraron sólo un muchacho. Pero se levantó contra el enemigo y lo venció. No se trata  de no tener obstáculos, se trata de qué vas a hacer con ellos. David pudo superar los obstáculos y siguió creciendo hasta llegar a ser el Rey de Israel.

 

El Liderazgo de Salomón

Los líderes fuertes comprenden que para cambiar de dirección deben primero crear un impulso hacia adelante, sin el impulso, hasta las tareas más simples se vuelven imposibles, pero con este a tu favor, el futuro se ve brillante, los obstáculos siempre son pequeños y los problemas temporales. Con el impulso suficiente cualquier cambio es posible.

06 FIGURA 6 QUINTANILLA J

El momento de transición entre un líder y otro,  presenta el desafío más crítico por la continuidad del impulso. Nos preguntamos: ¿Cómo Salomón pudo tomar las riendas del reinado de su padre con tanto éxito?  Consideremos las siguientes acciones que el joven Rey tomó para asegurar una transición:

  1. Él empezó con lo que su padre David le dio: El padre de Salomón, le dio todo lo que él necesitaba para empezar su reinado: un reino estable, muchos recursos, consejo sabio y su aprobación pública. David les aclaró a todos en Israel que él había escogido a Salomón como Rey.
  1. El humildemente le pidió a Dios sabiduría acerca del liderazgo por sobre todas las cosas. Salomón probablemente se convirtió en Rey a los 18 años, sin embargo, a pesar de su juventud, él reconoció las dificultades del liderazgo. Identificó su necesidad de sabiduría por encima de todo y por eso pidió un corazón comprensivo para juzgar al pueblo de Dios.

 

  1. Él tomó decisiones sabias que le dieron credibilidad ante los demás. Salomón tomó varias decisiones aptas con respecto a los enemigos de su trono. A un oponente lo mandó al exilio, ejecutó a dos más y arrestó a un cuarto. Más importante aún, él afirmó su credibilidad con la gente. La sabiduría que mostró al juzgar una disputa doméstica impactó profundamente a la gente: “cuando todos los israelitas se enteraron de la sentencia… sintieron un gran respeto por él…” (1 Reyes 3:28).

 

  1. El conservó la paz, los movimientos osados de Salomón en contra de sus enemigos dentro de Israel mantuvieron la paz, de esa forma previno una guerra civil sangrienta. Sin embargo, Salomón sabiamente tomó medidas para evitar que otras naciones amenazaran el progreso de su país y por lo tanto “disfrutaba de paz en todas sus fronteras.” (1 Reyes 4:24).

 

  1. Se rodeó de socios sabios. Salomón es el único entre los reyes de Israel que podría desafiar a David en términos de ser un arquitecto de círculos íntimos. Salomón conservó algunos de los siervos confiables de David en su administración, pero no muchos. A la mayoría de ellos los capacitó. 

Lo que se necesita para mantener el impulso: ¿Por qué un equipo ganador sigue ganando? ¿Qué hace posible que el impulso siga en una organización? La respuesta no es qué, sino quién. Se necesita de un líder para que haya impulso, un líder que posea las siguientes cualidades:

  1. Una disposición para aceptar la responsabilidad: Por el impulso de la organización. La mayoría de los líderes aceptan felizmente la responsabilidad mientras que la organización tenga éxito, pero no se comprometerían si la organización empieza a decaer. Sin embargo, el impulso, sea positivo, negativo o inexistente, siempre será la responsabilidad del líder. Olan Hendrix dice: "cuándo un líder dirige una organización después del tercer año, cada problema se convierte en su problema.”
  1. Una disposición para dirigir el impulso: En lugar de que el impulso dirija al líder. El impulso siempre tiene una dirección, la mayoría de la gente en una organización tiene poco impacto en su impulso; es este el que simplemente los lleva a ellos. Sin embargo, los líderes no pueden darse el lujo de ser parte del impulso, ellos deben dirigirlo. Antes de que Salomón se convirtiera en Rey, David su padre, un líder militar sobresaliente, había creado el impulso de la nación. En cambio Salomón nunca dirigió ejército, sus metas no eran de naturaleza militar. Su mayor atención se enfocó en la construcción y el comercio. Eso significó que él tenía que cambiar la dirección del impulso de la nación.
  1. Una disposición para ser entusiasta en todo momento: ¡Mantente positivo! algunos tipos de personalidad tienden a mantenerse entusiastas fácilmente, otros no.  Reflexiona en los siguientes secretos para conservar el liderazgo positivo en todo tiempo:

 

  • El trabajo que estoy haciendo es el más importante,  asegúrate de que tu visión, tu misión y tus acciones estén alineadas. Es muy fácil estar emocionado cuando lo que haces verdaderamente vale la pena.
  • La gente con la que trabajo es la mejor, valora a cada uno de los que trabajan contigo. Espera lo mejor de ellos y ellos darán lo mejor de sí mismos.

 

  • Los resultados son positivos, la mayoría de las veces obtendrás lo que esperas. Muy poco te sorprenderás con un mal resultado, pero aun así la cantidad de buenos resultados opacarán a los malos. 

¿Alguna vez has conocido a un líder con una actitud negativa que haya podido mantener un impulso positivo? Probablemente no. Ningún líder puede ignorar el impacto del impulso. Si lo tienes, tú y tu gente podrán lograr cosas que nunca imaginaron. Sí no lo tienes, aún las cosas más simples serán difíciles. Como líder debes tomar la decisión de tener impulso. 

 

El liderazgo de Jesús y la Ley del Legado

El valor duradero de un líder se mide por su sucesión, se puede decir que cualquier persona puede hacer que una organización se vea bien por un momento, con estrategias como un nuevo producto, servicio o un programa que sea muy atractivo para clientes o usuarios. Sin embargo los líderes que dejan un legado lo hacen de forma diferente.

06 FIGURA 7 QUINTANILLA B

Ellos dirigen pensando no solo en el ahora sino en el mañana y es así como finalmente tu habilidad como líder será juzgada por la forma en que tu gente y tu organización hayan seguido después de que tú no estés con ellos. Tu valor duradero será medido por la sucesión que hayas dejado para crear un legado, lo cual requiere ser estratégico e intencional. Los parámetros que te ayudarán a comenzar la construcción de tu legado son:

  1. Decide con anticipación qué estás dispuesto a ceder. Ser un líder tiene un precio, pero ser un líder que deja un legado tiene un precio mayor. Cuando trabajas para crear un legado, tu vida deja de ser tuya, por eso es importante saber qué estás dispuesto a ceder para que otros suban. Debes responderte las siguientes preguntas: ¿Qué estás dispuesto a ceder? ¿Cuánto tiempo? ¿Cuánto dinero? ¿A cuántas oportunidades renunciarías? ¿Cuántos de tus sueños estás dispuesto a dejar a un lado para que quizás uno o dos de esos sueños sobrevivan en la vida de otros?.
  1. Toma la iniciativa de empezar el proceso. Si quieres crear un legado no solo debes iniciar el proceso, sino que habrá momentos en los cuales tendrás que luchar por ello. Los seguidores de Jesús tenían varias agendas. Algunos como Simón querían que Jesús dirigiera una revuelta contra Roma, otros como Santiago y Juan querían posiciones de poder según Marcos 10:37. Inclusive Pedro trató de disuadir a Jesús del acto tan importante que precisamente seria el fundamento de su misión (Mateo 16:22).

 

  1. Conoce cuáles son tus metas con cada persona. El proceso de crear un legado se apoya primeramente en la gente, por lo que serequiere seleccionar a las personas adecuadas y al proceso de desarrollo correcto para cada una. Jesús escogió de manera muy cuidadosa a los que llevarían su legado. Tal como lo expresan las escrituras, la selección de los 12 fue  intencional. Tampoco los trató de la misma forma a todos, sino que tenía un proceso de desarrollo específico para cada uno.

 

  1. Prepárate para pasar la batuta correctamente. Una vez que hayas preparado a tu gente necesitas prepararte para la transición. Preparar a un sucesor es todo un arte que no es fácil. Aun Jesús tuvo problemas para entregar la batuta a sus seguidores, Él se le apareció a sus discípulos después de su resurrección y les dio “La Gran Comisión” porque algunos todavía no entendían el legado. Al prepararte para dejar un sucesor, toma en cuenta todo lo que puedas para que la transición sea fluida y continua.

La I.D.E.A. de Jesús para dejar un legado: Jesús enfrentó la tarea de cambiar las vidas de las personas miles años después de su venida y lo logró, sin necesidad de escribir un libro, construir escuelas o fundar instituciones. Debemos aprender su método y ponerlo en práctica: considera la I.D.E.A. de Jesús al  trabajar en la vida de las personas.

Instrucción: Jesús enseñaba constantemente, la mayoría de las veces con parábolas. Más de la mitad del contenido de los evangelios presenta las enseñanzas de Jesús. La parábola del sembrador nos da una perspectiva de cómo Jesús trabajó. Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús sobre el significado de la parábola, Él la explicó y les reveló la verdad envuelta en la historia.

Demostración: Jesús les hablaba a sus discípulos de lo que Él vivía, les demostraba lo que hacía y lo que enseñaba. La filosofía educacional actual se apoya demasiado en la instrucción. Si Jesús solamente les hubiera enseñado a sus discípulos y sin hacer nada más, ellos nunca hubiesen podido continuar su legado. Jesús no sólo enseñó, compartió su vida con ellos.

Los discípulos fueron entrenados en tres fases diferentes:

  • Vengan y vean: Jesucristo los invitó a observar su vida y sus prioridades. Los invitó no solo a evaluarlo sino a que se evaluaran ellos mismos a la luz de lo que Él estaba haciendo.
  • Vengan y síganme: Aquí les pidió un nivel de compromiso más alto, los discípulos más que observar tenían que asociarse con él.
  • Vengan y estén conmigo: Esta es la fase en la que Jesús ocupó la mayor parte de sus tres años de ministerio y pidió a los discípulos no solo compromiso sino compañía. Los doce, estaban con Él mientras enseñaba, viajaba, oraba, comía con pecadores, sanaba enfermos y levantaba a los muertos. Ellos vieron la consistencia entre su enseñanza y sus acciones, por lo que pudieron aprender el cómo y el porqué de todo lo que hacía.

Experiencia: Después de que Jesús había modelado un buen Liderazgo y les había enseñado verdades espirituales, no soltó a los doce discípulos y los dejó a su suerte, sino que los colocó gradualmente en posiciones de Liderazgo de  manera independiente. Al darles una experiencia valiosa, Jesús les dio una oportunidad a sus seguidores para que practicaran lo que les había enseñado y para que ejercitaran su liderazgo.

Asesoría: Jesús evalúo constantemente el progreso de sus discípulos, después del regreso de los setenta escuchó sus informes, les dio instrucciones acerca de las prioridades y celebró con ellos (Lucas 10:17-24).  Jesús también les dio asesoría individual a sus discípulos, incluyendo comentarios de cómo podrían mejorar su carácter y sus habilidades.

Si quieres dejar un legado busca a la gente que pueda recibirlo y llevarlo. Encuentra a la gente adecuada y usa el proceso de preparación correcto para cada uno de ellos. Solamente si te viertes en ellos,  podrán a su vez hacer lo mismo en otros, nadie puede dar de lo que no tiene.

Liderazgo de Pablo y  la Ley del Crecimiento Explosivo

Los líderes que desarrollan a seguidores hacen que su organización crezca sólo de uno a uno. Sin embargo, los líderes que desarrollan líderes, multiplican su crecimiento, ya que por cada líder que ellos desarrollan también reciben a todo el grupo de seguidores de ese líder.

06 FIGURA 8 QUINTANILLA B

Si agregas a 10 seguidores a tu organización tendrás la fuerza de 10 personas, pero si agregas a 10 líderes tendrás la fuerza de 10 líderes, todos los seguidores y líderes que sean influenciados por estos 10 líderes.  Esa es la diferencia entre la suma y la multiplicación, es cómo hacer que tu organización crezca por equipos, en lugar de crecer por individuos.

Pablo era un experto en el crecimiento explosivo, se dedicó a las personas y a las actividades que lograron impactar al mundo. Su estrategia sigue siendo tan efectiva en la actualidad como lo fue hace 2.000 años.

Para promover el crecimiento explosivo debemos hacer lo siguiente:

  1. Atrae y capacita a la gente. En todo lugar visitado por Pablo, logró reunir a las personas que dispuestas a escuchar y les enseñaba. Cada vez que Pablo entraba un pueblo, empezaba a enseñar por días, meses y algunas veces por años. Sin importar donde anduviese, continuamente capacitaba a toda la gente que podía.

 

  1. Encuentra y asesora a los nuevos líderes: Pablo asesoraba a tantos líderes que no sería posible contarlos, algunos de ellos como Silas, llegaron a él con influencia y habilidades de Liderazgo previas (Hechos 15:22). Mientras que otros nacieron a los pies de Pablo, como es el caso de Timoteo. Sin importar el origen, Pablo los tomó a su cargo mientras predicaba, trabajaba y guiaba; luego una vez que estaban listos, los dejaba ir dándoles responsabilidad y autoridad.

 

  1. Crea nuevas organizaciones: Pablo no retenía a los líderes que desarrollaba, él levantaba líderes que se multiplicaran para extender su influencia por medio de la estrategia de plantar Iglesias en cada lugar que iba. Así era como dejaba una iglesia con líderes que llevarán a cabo el Ministerio.

 

  1. Comprométete en el desarrollo constante de los líderes: Pablo visitaba los líderes de sus iglesias con el fin de animarles darle seguimiento y dirección. El segundo viaje misionero de Pablo empezó con la siguiente sugerencia: "volvamos a visitar a los creyentes en todas las ciudades donde hemos anunciado la palabra del Señor y veamos cómo están" (Hechos 15:36).

"Los líderes que unen seguidores contra los líderes que desarrollan líderes"

Considera estas 7 diferencias principales entre los líderes que unen seguidores y los líderes que desarrollan a otros líderes:

  1. Los líderes que unen seguidores quieren ser necesitados mientras que los líderes que desarrollan a otros líderes quieren ser sustituidos. Muchos de los que desean dirigir a seguidores lo hacen porque así aumentan su ego y se sienten indispensables. Sin embargo, los líderes que desarrollan a otros líderes, trabajan para llegar a ser prescindibles, no quieren ser una secta quieren un legado.
  1. Los líderes que unen seguidores se enfocan en las debilidades de la gente, mientras que los líderes que desarrollan líderes se enfocan en sus fortalezas. Los primeros son ineficaces y se enfocan en las debilidades, algunas veces porque no han entendido la forma en que el desarrollo y el ánimo funcionan, otras veces por inseguridad, quieren que sus seguidores se mantengan fuera de balance. En cambio, los líderes fuertes se enfocan en las fortalezas de su gente porque ellos saben que esa es la clave para desarrollarlos.
  1. Los líderes que unen seguidores se enfocan en el 20% que representa el fondo, mientras que los líderes que desarrollan líderes se enfocan en el 20% del tope. Los líderes de crecimiento explosivo se enfocan no solo en lo mejor de sus líderes, sino en los líderes de mayor potencial. Por el contrario, los líderes de seguidores usualmente atienden a la gente más ruidosa y más difícil, aquellos que toman para ellos todo el tiempo y nunca dan nada a cambio.
  1. Los líderes que unen seguidores tratan a todos por igual, mientras que los líderes que desarrollan líderes tratan a la gente como individuos. Cuando Pablo iba a sus viajes misioneros, ni intentaba llevar a todo el mundo consigo, ni tampoco les dio la misma oportunidad a todos para que supervisarán a las iglesias que se habían iniciado. Él trato con cada persona según los dones, el llamado y la disposición a crecer.
  1. Los líderes que unen seguidores sólo están pasando el tiempo; los líderes que desarrollan líderes están invirtiendo su tiempo. A cualquier lugar donde Pablo iba, llevaba compañeros con él, consideraba que el tiempo utilizado con ellos era una inversión y si no veía resultado, cómo en el caso de Juan Marcos (Hechos 13:13), Pablo se mostraba renuente a seguir invirtiendo tiempo en ellos. Piensa en tu trabajo con los nuevos líderes como una oportunidad para invertir en cada uno.
  1. Los líderes que unen seguidores no piden un gran compromiso; los líderes que desarrollan líderes piden un gran compromiso. Seguir al líder implica compromiso, pero no es nada comparado con el compromiso que un seguidor tiene cuando se le pide que dirija a otros. Cuando le pides a la gente que se conviertan en líderes, no tomes a la ligera esa petición, hazles saber que estás pidiendo que se comprometan. Que conozcan el sacrificio y el servicio que el liderazgo implica.
  1. Los líderes que unen seguidores impactan a esta generación; pero los líderes que desarrollan a otros líderes impactan a generaciones futuras. Las personas que dirigen a los seguidores impactan solamente a los individuos que ellos tocan personalmente, pero la gente que desarrolla y guía a otros líderes extiende su alcance. Se necesita de un buen líder para unir a un grupo de seguidores y guiarlos para lograr una meta loable, pero se necesita de un gran líder para guiar a otros líderes y ese es el único tipo de líder que puede llevar a una organización al nivel más alto y que logrará el crecimiento explosivo.  Atrévete a seguir su ejemplo. 

Podemos darnos cuenta de lo importante que es el liderazgo, vemos que cada persona tiene un diseño diferente con que ha sido creado y de acuerdo a ese diseño tiene un llamado para liderar; ya sea a su familia, escuela, universidad, centro de trabajo o institución. Tenemos un llamado a influenciar desde el nivel en que nos encontramos en la sociedad. Estamos llamados para liderar siempre buscando el bien de los demás, poniendo a las personas primero y buscando el desarrollo de su potencial, eso es lo que hace un gran líder y su gran influencia sobre su gente, sobre su nación o  institución o el lugar donde se encuentre. Necesitas desarrollarte como líder y actuar como tal. Te animamos  tomar la iniciativa porque Dios tiene un plan para tu vida, descúbrelo y desarrolla tu Potencial. Si deseas profundizar el tema de Liderazgo en la Biblia, sugiero la lectura del libro  Biblia de Liderazgo de John Maxwell.  Dios los Bendiga.