El año 2020 y la Cardiología Venezolana

El año 2020 y la Cardiología Venezolana

En este primer número del año 2020, es nuestra intención presentar a nuestros lectores las líneas de trabajo que en los próximos cuatro números tendrá la Revista Avances Cardiológicos en el año 2020. Una de las líneas estratégicas, como Revista oficial de la Sociedad Venezolana de Cardiología, es la promoción del estudio de la historia de la cardiología nacional y así mismo la difusión de esta información, con el objetivo de contribuir a la interpretación del hecho histórico de la especialidad en Venezuela en el contexto del acontecer mundial, nacional y local, de ahí que este es un campo de acción específico y no compartido con otras publicaciones cardiológicas de otras latitudes.

En este orden de ideas, el año 2020 tiene una especial importancia para la historia de la cardiología venezolana, ya que es el centenario de acontecimientos que tuvieron y tienen una influencia fundamental en el desarrollo nacional de la especialidad y por esta razón es que en los cuatro números del Volumen 40 de Avances Cardiológicos de 2020, incluiremos artículos relacionados con su significado histórico.

En este año se considera que la Cardiología cumple 100 años como especialidad en el mundo, ya que el cuerpo de conocimientos que se acumularon a lo largo de la historia desde la antigüedad, que llegó al renacimiento con el protagonismo de William Harvey y que se continuó con el desarrollo de la clínica con la incorporación de la percusión y auscultación que finalmente con la información suministrada por el esfigmomanómetro, los Rayos X  y la electrocardiografía, todo esto sumado a los textos que fueron escritos  sobre las enfermedades cardiovasculares, justificó el inicio de una nueva especialidad: la Cardiología, motivo por el cual muchos historiadores coinciden en señalar al año 1920 como el punto de partida formal de la especialidad que cumple un siglo en este año 2020. En éste siglo se han incorporado recursos diagnósticos y terapeúticos que han impactado en la mejor atención de los pacientes cardiopatas, y que han cambiado radicalmente el impacto de éstas estrategias en la mayor sobrevida de los pacientes y menor tasa de evento cardiovasculares, tales como la ecocardiografía en 1954, coronariografía en 1958, la angioplastia periférica en 1964, uso de estreptokinasa como fibrinolítico en 1976, angioplastia coronaria percutánea por el Dr. Gruentzig en 1977 y mas recientemente el desarrollo del reemplazo valvular percutáneo (TAVR por sus siglas en inglés) en 2002. Algunos métodos de exploración cardiovascular se incorporaron, fueron utilizados durante años y luego sustituidos por otros métodos, como es el caso de la Balistocardiografia, Fonomecanocardiografía y Vectocardiografía  Todos estos avances demuestran como la Cardiología como especialidad ha mantenido un desarrollo consistente e ininterrumpido en este corto siglo.

En Venezuela el médico que empleó por primera vez un equipo de rayos X fue el Dr. José Otilio Mármol en Maracaibo en 1899 y pocos años después el Dr. Bernardino Mosquera en el año 1903 inició la radiología en Caracas, aunque es interesante señalar un hecho histórico importante que tuvo como protagonista al físico y químico A.P. Mora, quien fabricó en el año 1896, un año después del descubrimiento de los rayos X por Roentguen, el primer generador de rayos X que existió en Venezuela.

El Dr. José Gregorio Hernández trajo el primer equipo para medir la presión arterial en  1916, un esfigmomanómetro de Potain,  20 años después del invento de Riva Rocci en 1896 y en el año 1925 el Dr. Heberto Cuenca inició la electrocardiografía en Maracaibo con un equipo  tipo Boulitte, o sea que la especialidad de cardiología en Venezuela  comenzó también en las primeras décadas del siglo XX, pocos años después del inicio de la especialidad en el mundo.

Un hecho histórico importante que ocurre en el año 1920 es la culminación de los estudios de la célebre promoción de médicos de la Universidad Central de Venezuela de este año, de la cual se expresó el Dr. Luis Razetti en su acto de grado en los siguiente  términos: “Creo muy difícil, casi imposible, que podamos volver a ver reunidos en un solo grupo los alumnos que posean las mismas condiciones de inteligencia, amor al estudio y buena conducta en el grado que estos quince alumnos poseen estas cualidades.  Ninguno de ellos es superior al otro, ninguno de ellos es inferior a los demás, todos son iguales en conjunto y desde el punto de vista de sus condiciones estudiantiles.  Y es precisamente esa igualdad en los méritos intelectuales, lo que hace de este grupo de alumnos de nuestra Escuela de Medicina, un grupo singular y único en el presente, en el pasado y muy probablemente en el porvenir… Si estos alumnos han obtenido todos y cada uno la más alta calificación de 20 puntos en su examen integral, es únicamente porque la han merecido pues en la Comisión de Ciencias Médicas del Consejo de Instrucción es muy difícil obtener semejante calificación… El grupo de jóvenes que hoy penetra triunfante en el augusto templo de la ciencia médica, consagrados ya como sacerdotes de la sublime religión del dolor humano, merece el aplauso de sus maestros y yo se los tributo desde esta altura con la mayor satisfacción, porque es un acto de justicia…”  Es de hace notar que en este grupo de egresados estaban los Dres. José Ignacio Baldó y Bernardo Gómez, ambos pilares fundamentales del desarrollo de la especialidad cardiológica en  Venezuela.

 Todos estos hechos es justicia y es parte de nuestro patrimonio, divulgarlos y esta es la intención que tenemos para este año 2020, que en cada número estén incluidos artículos que traten sobre estos temas.

Además otra línea de trabajo que está programada para este año 2020, es la inclusión de artículos sobre Gerencia y Liderazgo, áreas en las cuales la Sociedad Venezolana de Cardiología, por intermedio de su órgano oficial de publicación desea estimular su estudio y aplicación, con la intención de mejorar el nivel académico de las instituciones en pro de una mejor atención cardiovascular. En este orden de ideas incluiremos no sólo artículos de tipo conceptual sobre liderazgo, sino también estudios de casos de personajes que han sido líderes en diferentes campos  y que el análisis de sus características, pueden ser una fuente de aprendizaje.

Las otras secciones continuarán igual y serán expresión del producto de investigación de la cardiología venezolana que a pesar de las difíciles circunstancias actuales, continúa realizando aportes importantes.

Con respecto a la actual epidemia de Coronavirus que inició a fines de 2019, en los próximos números tendrán un espacio especial en función de la repercusión que tiene en la esfera cardiovascular.